¿QUÉ CONTIENE MI SANGRE MENSTRUAL?

Menstruamos una media de 40 años a lo largo de nuestra vida fértil pero ¿sabes qué contiene la sangre menstrual que cada mes sale de tu cuerpo? A pesar de que lleva acompañándonos desde que nos expulsaron del Paraíso, resulta que el tabú de las menstruación también se ha extendido a la comunidad científica e investigadora ya que existen muy pocos estudios sobre su composición y los que hay son muy recientes.

Sabemos que la sangre menstrual tiene diferentes tonos y texturas y que incluso su cantidad varía según cada mujer y el momento del ciclo en el que nos encontramos… pero ¿qué contiene exactamente? Hoy hablamos sobre su composición, un tema de vital importancia sobre todo si tenemos en cuenta que es un indicador de nuestra fertilidad y de nuestra capacidad para generar vida. Y tampoco debemos olvidar que sus características nos proporcionan una valiosa información sobre nuestro estado de salud en general.

Alto porcentaje de células madre

La sangre menstrual está compuesta de agua, células muertas del endometrio, lípidos, proteínas y hormonas como la progesterona. Quizá ya sabías que contenía todas estas cosas. Pero ¿sabías que también contiene un alto porcentaje en células madre? Estudios científicos corroboran que su contenido en células madre supera incluso al de la médula ósea. Un hecho muy interesante si tenemos en cuenta que este tipo de células tienen la capacidad de regenerar tejidos corporales y se usan para combatir enfermedades como la leucemia o el cáncer.

Estudios científicos corroboran que su contenido en células madre supera incluso al de la médula ósea.

¿Está contaminada?

El tabú de la menstruación se ha extendido a lo largo de la humanidad. Aún hoy en muchas culturas la sangre menstrual es considerada como algo contaminante y existen determinadas creencias como que no se debe regar las plantas mientras tienes la menstruación o cocinar y un sinfín de despropósitos que han obligado a miles de mujeres a vivir su ciclo como una carga de la que avergonzarse. Pero lejos de esas creencias, parece que lo que sí podemos decir es que está contaminada.

Un estudio pionero a nivel mundial realizado por la Universidad de Granada revela la presencia de sustancias químicas en nuestra sangre menstrual, más concretamente parabenos y las benzofenomas procedentes de diferentes productos cosméticos como los champús y otros artículos del hogar y fármacos. En dicho estudio se analizó el flujo menstrual de un total de 70 mujeres que fue recogido a través de la copa menstrual y se concluyó que un total de 10 químicos fueron encontrados en la sangre de 25 mujeres y al menos 6 de ellos aparecían en todas las menstruaciones.

El proyecto fue coordinado por Enriqueta Barranco, directora de la Cátedra de Investigación “Antonio Chamorro-Alejandro Otero” junto a Olga Ocón Hernández. Tras este revelador hallazgo, las responsables del proyecto apuntan además a la relación de estas sustancias contaminantes con el dolor menstrual y la endometriosis.

Un estudio de la Universidad de Granada revela la presencia de sustancias químicas, más concretamente parabenos y las benzofenomas, en nuestra sangre menstrual.

Su análisis podría ayudar a diagnosticar enfermedades

La sangre menstrual es un buen indicador de nuestro estado de salud en general y observar sus cambios en cada ciclo nos puede dar una información muy valiosa sobre nuestro cuerpo. Pero además puede servir para diagnosticar enfermedades que hasta ahora solo eran diagnosticadas a través de técnicas invasivas, como por ejemplo la endometriosis y el cáncer de cuello de útero. Actualmente las compañías NextGen Jane y Lifestory Health están estudiando este tema con sus respectivas líneas de investigación. El objetivo es ver si realmente la sangre menstrual puede contener marcadores fiables que determinen algunas de estas enfermedades.

¿Qué te está diciendo realmente el color de tu menstruación?

Ya hemos indicado que el color de nuestro flujo menstrual nos da una información muy valiosa sobre nuestro estado de salud pero ¿qué nos está diciendo realmente? Y recuerda que la copa menstrual es muy útil en este sentido, ya que recoge el flujo en lugar de absorberlo.

Rosita

Si tu flujo es rosita y estás en los primeros días, no tienes de qué preocuparte. Si este color se alarga durante todo el periodo puede ser síntoma de cambios hormonales o cualquier otro problema por lo que deberías acudir a tu ginecólogo.

Rojo Intenso

El color rojo intenso brillante suele ser síntoma de buena salud y de que no existe ningún problema.

Rojo oscuro, burdeos

Suele ser bastante habitual que la sangre menstrual sea de un color rojo oscuro. Es común que esto ocurra durante los días más intensos.

Rojo anaranjado

Cuando el rojo de tu flujo menstrual adquiere un tono anaranjado puede ser síntoma de algún tipo de infección. Atenta si además va acompañado de un olor desagradable. Si esto ocurre deberías acudir a tu ginecólogo para despejar cualquier tipo de duda.

Marrón oscuro

Si el tono es marrón oscuro, no tienes por qué preocuparte. Es posible que se trate de sangre antigua, tejido del endometrio que al haber sido expulsado más tarde se haya oxidado.

Esto no es más que una aproximación de lo que nos puede estar diciendo el color de nuestra sangre menstrual, pero ya sabes que cada mujer es diferente y por tanto no hay dos menstruaciones iguales. En caso de que observes algún cambio en el color, la textura o la consistencia de tu sangre menstrual lo mejor será acudir a tu ginecólogo para despejar cualquier tipo de duda.

Valóranos
Este es un artículo incluido en Naturcup.

One thought on “¿QUÉ CONTIENE MI SANGRE MENSTRUAL?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.