Entrevista | “EN ESPAÑA LA REGLA SIGUE SIENDO TABÚ EN EL SIGLO XXI”

Lucía Rodrigo y Paula Martín estudian cuarto curso de Enfermería en la Fundación Jiménez Díaz de la Universidad Autónoma de Madrid. Su trabajo final de Grado: acercar a las adolescentes de dos colegios madrileños los diferentes productos de higiene femenina a los que pueden tener acceso para vivir su menstruación. Hoy charlamos con Lucía que nos cuenta cómo en España la menstruación sigue siendo tabú en pleno siglo XXI.

En sus talleres han participado cerca de 150 niñas, de entre 14 y 17 años, de los colegios Obispo Perelló de Madrid y Monstessori School de Alpedrete.

¿Por qué un trabajo fin de Grado sobre la menstruación?

El objetivo es ofrecer una formación sobre la menstruación. Mostrar todos los productos de higiene femenina para que sabiendo los pros y contras las mujeres ya desde la adolescencia puedan hacer una elección más razonada sobre las diferentes opciones. A veces cuando a una niña le viene la regla lo que ocurre es que si la madre le da una compresa ya se queda con ese método para siempre. Sin embargo nosotras queremos que conozcan todas las posibilidades y después elijan el producto que ellas quieran.

¿Los talleres se han impartido sólo a niñas?

Sí. Queríamos que fueran solamente con niñas. Esto supuso un pequeño problema al principio porque los colegios son mixtos pero finalmente entendimos que tener a niños en la misma clase podría dar lugar a sesgos porque las niñas podrían sentir vergüenza y no hablar abiertamente sobre su menstruación, sus miedos e inquietudes.

¿Y exactamente qué productos habéis presentado a las adolescentes?

Los productos más accesibles: tampón, compresa, compresa de tela, la esponja, braguitas absorbentes y la copa menstrual. Llevamos muestras de cada uno para que los viesen y pudieran tocar todos y aprender cómo se colocan.

¿Y qué han puesto de manifiesto estos talleres?

Sobre todo que las niñas más pequeñas tienen mucho miedo, vergüenza e incluso en ocasiones, asco. Al principio del taller les pasamos un pre test para saber de qué base partíamos y trabajamos con la siguiente afirmación: Concibo la regla como algo desagradable y vergonzoso. Muchas niñas contestaron que sí. Sobre todo las más pequeñas, son las que más consideraban la menstruación como algo de lo que avergonzarse.

Las niñas más pequeñas tienen mucho miedo, vergüenza e incluso en ocasiones, asco.

¿En qué han consistido estos talleres exactamente?

El taller se compone de dos sesiones. La primera es una introducción a la anatomía femenina, su aparato reproductor, las fases del ciclo menstrual y el ciclo ovulatorio… para que conozcan su cuerpo y sepan por qué se produce la menstruación.

Después hablamos sobre la menstruación como tabú. Porqué ha sido vista como algo de lo que avergonzarnos. Y por último hacíamos un juego con tarjetas para trabajar en grupos. En cada una había un mito o una verdad sobre la menstruación y tenían que ponerse de acuerdo y decidir cuál era verdadera o no y porqué. Aquí es donde más nos hemos dado cuenta de que las niñas no tienen ninguna formación en este sentido.

Alguna niña incluso preguntó si no se podía hacer mayonesa teniendo la regla; si no se podían tocar las plantas o si no puedes bañarte cuando estás con el periodo. A pesar de estar en el siglo XXI las niñas siguen pensando estas cosas. La regla sigue siendo tabú en España en pleno siglo XXI.

Para empezar, los anuncios de compresas ni siquiera muestran que la regla es roja. Es sangre y la muestran azul. Yo siempre hablo de este tabú en los talleres que imparto. ¿Por qué no se muestra tal y cómo es? Es algo normal, un fluido más de nuestro cuerpo y no tenemos que esconderlo o tratarlo con asco. A nadie le da asco si nos hacemos una herida sin embargo la sangre de nuestra menstruación es algo horroroso y terrible.

¿Y qué propones para eliminar este tabú?

Acabar con el bombardeo mediático de que la regla es algo desagradable. Y formación. Ambas cosas son fundamentales. Las niñas no hablan de ello y les da vergüenza preguntar y comentar sus dudas. Por eso son tan necesarios este tipo de talleres y deberían implantarse en todas las escuelas porque al fin y al cabo se trata de salud reproductiva y salud sexual. Deben entenderse y conocerse mejor para poder librarse de estos mitos.

Sería genial que pudiera ser algo continuado pero si eso no es posible, al menos se debería poder tener dos sesiones.

A nadie le da asco si nos hacemos una herida, sin embargo la sangre de nuestra menstruación es algo horroroso y terrible.

¿Y cuál ha sido el producto con mejor acogida entre las adolescentes?

Al final muchas niñas después de conocer los pros y contras de todos los productos abogaban por la copa menstrual. A pesar de no existir muchos estudios científicos sobre la copa menstrual, es algo relativamente nuevo, después de oír hablar de ella muchas querían probarla. Sin embargo muy pocas la conocían, sólo una o dos niñas en toda la clase y claro, ninguna la había probado.

Previamente habíamos creado un ambiente con los siguientes mensajes: Tenéis que amar vuestro cuerpo. Vuestra sangre es natural. La menstruación es parte de nuestra vida y nos acompaña durante muchos años. Tener la regla es un regalo.

¿Y cómo responden las niñas a estos mensajes?

Hemos avanzado en el tema de tabúes y ha sido relativamente fácil hacerles entender que la menstruación es un proceso normal. Algunas tenían muchos mitos aunque no todas. Pero sí que existe ese miedo, esa vergüenza y ese asco. Hemos avanzado algo pero no lo suficiente, habremos avanzado lo suficiente cuando no nos dé vergüenza tener una copa menstrual y vaciarla en un baño público de una forma higiénica. Eso sería para mí lo ideal pero para eso queda bastante.

El lugar ideal para impartir estos talleres, ¿el colegio o el centro de salud?

Nuestro programa se podía haber implementado en un centro de salud. Al final la educación para la salud  se puede llevar a cabo en un montón de sitios. Nosotros elegimos el colegio porque iba a ser más fácil para ellas acudir, es lo más accesible. Además al tener el consentimiento informado de los padres y ser una actividad aprobada por el colegio es más fácil que acudan más niñas, sin embargo si lo haces a nivel de una charla o taller en un centro de salud es más complicado conseguir una muestra tan amplia.

Lo ideal sería un equipo interdisciplinar con sanitarios, psicólogos y otros profesionales formados en el tema.

Habremos avanzado lo suficiente cuando no nos dé vergüenza tener una copa menstrual y vaciarla en un baño público de una forma higiénica.

Como futura profesional de la salud ¿qué opinas de la copa menstrual?

Como mujer y como profesional de la salud yo abogo por una menstruación sostenible. Yo uso la copa menstrual y estoy muy contenta con ella pero creo que hay pocas investigaciones actualmente sobre sus beneficios. De hecho nos ha costado encontrar referencias biográficas para este proyecto. El hecho de que la copa menstrual sea de un material biocompatible e hipoalergénico hace que nos ahorremos un montón de problemas como el SST, alergias e infecciones que sí pueden darse con el uso de otros productos. Es de los métodos más sanos pero hay que saber cuándo utilizarlo porque por ejemplo cuando tienes un prolapso genital no se debe usar. Así que también hay excepciones.

Valóranos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.